Skip to content

¿Cómo Impactará la Iluminación Inteligente en la Ciudad del Futuro?

compañia de luz

Hace un siglo, menos del 10% de la población mundial vivía en las ciudades. En los próximos tres decenios se producirá el mayor aumento de la población urbana del mundo en la historia de la humanidad. A mediados de este siglo, 6.500 millones de personas vivirán en las ciudades, en comparación con los 4.000 millones actuales. Para el año 2050, dos de cada tres personas en la tierra llamarán a una ciudad hogar. Las ciudades de hoy en día consumen más del 70% del suministro mundial de energía, una cifra que aumentará con el tiempo ademas cabe resaltar que contar con una compañia de luz barata es muy difícil en casi todas las ciudades del mundo .

Urbanización y Energía

Estamos siendo testigos de una urbanización sin precedentes y de la rápida expansión de la clase media en las economías emergentes. Esto ha aumentado la preocupación por el suministro seguro y fiable de energía asequible, los impactos ambientales como las emisiones de gases de efecto invernadero, el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, así como la escasez de materiales, alimentos y agua, por lo que la eficiencia en el uso de los recursos se está convirtiendo rápidamente en una prioridad para los sectores público y privado. Tanto las corporaciones como los gobiernos tienen que desarrollar estrategias para un mundo en el que los recursos naturales y la energía son cada vez más escasos y caros… Más necesidades de energía, un mayor drenaje de recursos… algo tiene que dar… Más necesidades de energía, un mayor drenaje de recursos… algo tiene que dar. ¿Puede la tecnología inteligente apoyar a nuestras ciudades del futuro? La iluminación representa el 19% del consumo total de electricidad del mundo. Casi dos tercios de esa energía se utilizan para el alumbrado de edificios comerciales y públicos en las ciudades, y otro 15 por ciento se destina al alumbrado público.

Alternativas que ayudan a solucionar el problema

Apagando las luces

Uno de los cambios más grandes es algo que usted no puede – o no debería – notar. Si usted trabaja en una oficina inteligente, es posible que ya esté al tanto de las luces que se encienden cuando entra en la habitación y se apagan, automáticamente, cuando todo el mundo abandona esa habitación. En las metrópolis modernas, la mitad del presupuesto energético de una ciudad procede del alumbrado público, por ejemplo, de las oficinas públicas, las escuelas y la iluminación exterior.

Luces más blancas para calles más seguras

Las ciudades deben proporcionar calles más seguras tanto para los automovilistas como para los peatones y, aunque a menudo se pasa por alto, la iluminación puede contribuir enormemente a ello. Al mismo nivel de luz, más del 80 por ciento de las personas se sienten más seguras con luz blanca brillante que con las soluciones tradicionales de alumbrado público. Sus altos niveles de brillo percibido y color superior también significan que los conductores, ciclistas y peatones pueden detectar posibles peligros más fácilmente.

Menos niebla tóxica, más aire

Por término medio, el ahorro de energía del 40 por ciento es posible simplemente cambiando a tecnologías de iluminación energéticamente eficientes como el LED. A nivel mundial, esto significa un ahorro potencial de alrededor de 128.000 millones de euros (140.000 millones de dólares) en costes de electricidad reducidos, o 670 millones de toneladas de CO2 (la producción anual equivalente de 642 centrales eléctricas). En resumen, las propias ciudades tendrán que convertirse en marcas. La iluminación inteligente y de alta calidad contribuye a hacer de una ciudad una ciudad más segura y atractiva, potenciando la identidad de su marca, la firma distintiva que define su atractivo y la diferencia de otras ciudades, en un momento de oportunidad urbana sin precedentes. Debemos aprovechar este momento y situar a la humanidad y a la ciudad en el centro del crecimiento y el desarrollo.